Conoce más sobre el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad

Muchas veces que se observa a un niño con una inquietud relevante o excesiva y notablemente distraído podemos pensar que algo no anda bien, sin embargo, algunas personas que han oído hablar de este trastorno pueden de inmediato relacionar estas características con el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH).

El TDAH es un trastorno Neurobiologico que aparece en la infancia y sus características pueden extenderse hasta la edad adulta. Este trastorno se caracteriza por problemas en la capacidad de prestar atención y muchas veces viene acompañado con hiperactividad, impulsividad o una mezcla de ambos.

Si bien es cierto que no todos los niños con características similares a este trastorno realmente lo padecen. Es necesario que se realice un adecuado diagnóstico profesional de acuerdo a las características que presenta el niño y así determinar si realmente lo padece. Los profesionales aptos para realizar este tipo de diagnósticos son psicólogos, psiquiatras y neurólogos, los cuales utilizan, para diagnosticar, los criterios expuestos en el manual diagnóstico y estadístico en su quinta y última versión (DSM-5) de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría.

En éste se explica que para realizar un correcto diagnóstico y determinar la categoría del mismo es necesaria la presencia de varios síntomas expuestos en el manual referentes a tres categorías: atención, hiperactividad e impulsividad.

Del mismo modo y de acuerdo a lo antes mencionado, se puede categorizar a este trastorno en tres tipos, que los veremos a continuación:

1. Presentación predominante con falta de atención: Muestran gran dificultad para prestar atención y se distraen con facilidad pero no son impulsivos o hiperactivos.

2. Presentación predominante hiperactiva/impulsiva: Presentan fallas de atención pero son más predominantes las dificultades para controlar su actividad motora o su impulsividad.

3. Presentación combinada: Muestran tanto falta de atención como hiperactividad/impulsividad.

Repercusiones del TDAH

En edad infantil se pueden observar alteraciones en el comportamiento, problemas académicos, sociales y de autoestima, estas últimas pueden extenderse hasta la adolescencia sumándose otras repercusiones como problemas emocionales, tendencia al consumo de cigarrillo, alcohol o drogas y problemas legales.
En la edad adulta, si persiste las características del diagnóstico, existe la posibilidad de presentar problemas laborales, de relaciones interpersonales, accidentes y abuso de sustancias.

Pronóstico

Con una intervención a edad temprana y los tratamientos adecuados muchos de los síntomas de este trastorno pueden desaparecer en la adolescencia o edad adulta.

¿Que hacer?

Si usted sospecha de que su hijo o alguna persona cercana a usted pueda tener ciertas características de este trastorno lo ideal es consultar a un especialista para que sea diagnosticado y de esta manera pueda ayudarlo y orientarlo en los tratamientos adecuados.
Muchas veces el tratamiento para estos diagnósticos se basa en la administración de fármacos pero además se han podido observar grandes resultados con el tratamiento terapéutico para mejorar las fallas de atención y del control de la actividad motora.

Síguenos en nuestras redes sociales
error20
fb-share-icon2810
Tweet 550
fb-share-icon20

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *