Los bebés y los ruidos fuertes de las fiestas decembrinas

bebe y fuegos artificiales

Está demostrado que a partir de las 14 semanas de gestación aproximadamente, el bebé empieza a escuchar sonidos provenientes del exterior del útero materno, a partir de las 22 semanas el oído ya se encuentra completamente desarrollado.

Una vez que nacen, los bebés empiezan poco a poco a adaptarse al mundo que los rodea. No todos tienen el mismo temperamento, algunos se adaptan mejor a las luces y rudos fuertes que otros. Según un estudio reciente de la Escuela de Ciencias Conductuales y Cerebrales de la Universidad de Texas, escuchar un sonido o ruido demasiado alto por mucho tiempo o de forma continuada, tiene repercusiones en la zona del cerebro que procesa los sonidos además de provocar sordera con el tiempo. En resumen, la exposición a ruidos fuertes modifican el cerebro, llegado a afectar incluso el habla futura.

Lo recomendable es no estar expuestos a ruidos que superen los 80 decibelios (db), sin embargo esto puede ser difícil dependiendo de la ciudad en la que vivimos o en determinadas épocas. Un petardo, por ejemplo, está alrededor de los 140 db, música en volumen alto alrededor de los 100 db y un avión despegando 140 db. Dicho esto, es entendible si en esta temporada navideña tu bebé se encuentra más irritable de lo normal o percibes cambios en su temperamento y humor ya que la exposición a ruidos fuertes les puede causar estrés, problemas para dormir, mayor cansancio físico, cambios en el sistema digestivo, etc.

Lo ideal es evitar lo más posible la exposición a ruidos fuertes pero sabemos que en esta temporada puede ser difícil así que te recomendamos mucha paciencia y amor, procura estar con tu bebé en alguna habitación lo más aislada posible del ruido, no permitas que muchas personas extrañas al bebé lo carguen y lo paseen de brazos en brazos, tu bebé va a preferir estar contigo, con papá o con las personas que ya conoce y en quienes ya confía.

 Permitir que muchos extraños lo carguen, toquen y besen, sumado a los ruidos fuertes y ajetreos de la temporada le pueden generar mucho estrés, el cual tardara algunas semanas en superar.

Tranquilos, todo pasa, cada bebé, al igual que cada persona, es único. Solo debes aprender a conocerlo y ser empáticos con él o ella y ¡feliz navidad y feliz año nuevo!

Síguenos en nuestras redes sociales
error20
fb-share-icon2810
Tweet 550
fb-share-icon20

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *