Trucos para enseñar a leer a tu hijo

Enseñar a tu hijo a leer es un proceso que, aunque es realmente importante, no debes apresurar. Cada niño aprende a leer a su manera y a su tiempo. Sin embargo, puedes empezar a entrenarlo desde pequeño para que desarrolle un verdadero placer por la lectura y sea mucho más fácil aprender.

El tiempo de lectura continua no sólo crea un vínculo especial entre ustedes dos, sino que también le inculca a tu hijo el amor por los libros. Disfrutar mientras se lee es uno de los más grandes predictores del éxito de la lectura en los niños de edad escolar. Si los niños no aprenden desde una edad temprana a disfrutar de la lectura, lo más probable es que esto obstaculice su capacidad en algún momento del camino.

Por muy pequeño que sea tu niño, siempre podrás empezar a leerle cuentos o historias. Claro, adaptándote a sus capacidades, puedes optar por libros sensoriales y coloridos y a medida que va creciendo ir cambiando los libros. Cuando tenga un poco más de edad, hacer preguntas mientras le lees es genial para animar a su hijo a interactuar con el libro.

Además, es extremadamente efectivo para desarrollar su capacidad de comprender lo que está leyendo. Incluso los niños que pueden descifrar palabras y “leer” con gran fluidez todavía podrían no ser capaces de comprender lo que están leyendo. Si un niño no puede comprender lo que está leyendo, realmente no tiene sentido leer en absoluto.

Mientras tu hijo es un bebé, puedes animarlo a interactuar con el libro si le señalas los dibujos y le vas nombrando lo que allí aparece. Una vez que el niño tenga unos 2 o 3 años de edad, puedes empezar a hacer preguntas antes, durante y después de leer el libro. Muéstrale la portada del libro y pregúntale de qué cree que va a tratar el cuento.

Mientras lee, pregúntale qué piensa que va a pasar en la historia o por qué piensa que un personaje hizo una elección en particular. Al final del libro, pregúntale si su predicción o predicciones se cumplieron. Después, pídele que te cuente lo que recordó que sucedió en el libro.

Aun si su niño está fascinado con los libros desde una edad temprana, su fascinación disminuirá rápidamente si no ve la lectura modelada en su casa. No importa el libro que escojas, pero es importante que tu hijo vea que la lectura es algo necesario hasta en la edad adulta. Los hijos necesitan ver a sus padres leer, especialmente porque no es algo que los jóvenes energéticos tengan interés en hacer por sí mismos.

Las mentes de los niños son como esponjas y ciertamente son capaces de memorizar el alfabeto por repetición, pero ese no es el método más efectivo que producirá los mejores resultados a largo plazo. Es mejor fomentar la curiosidad de tu hijo para que intente comprender el porqué de las letras y palabras que lo rodean. Es por esto que muchos padres optan por pintar letras en las habitaciones de sus hijos, o comprar juguetes con letras en ellos.

Una parte importante de lograr que tu hijo aprenda a hablar y a leer es entender la decodificación, un proceso referido a “sondear”. Una vez que tu hijo conozca los sonidos que hace cada letra, estará listo para comenzar a armar palabras y comprender su significado.

Sin duda, enseñar a tu hijo a leer no es como una receta de cocina, y no es algo que consigues en dos días. Sin embargo, si consigues despertar en él esa curiosidad y mantenerla a lo largo de su crecimiento, estarás en frente de un ávido lector.

Síguenos en nuestras redes sociales
error20
fb-share-icon2810
Tweet 550
fb-share-icon20

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *